Saltear al contenido principal
Innsbruck Y Maximiliano I, 500 Años Después

Innsbruck y Maximiliano I, 500 años después

© Innsbruck Tourismus/Christof Lackner

By EVA MESALLES   JUL. 17, 2019

Situada en el valle de Eno, al oeste de Austria, se alza Innsbruck, la capital del estado del Tirol. Rodeada de altas montañas, el Nordkette al norte, Patscherkofel y Nockspitze al sur, es conocida internacionalmente por la práctica de deportes invernales. 

Este año 2019 Innsbruck conmemora el 500º aniversario del fallecimiento del emperador  Habsburgo Maximiliano I, conocido como el “último caballero” y el “primer europeo” de la historia. Hizo de la ciudad de Innsbruck la capital de su reino y se convirtió en un amante de la naturaleza que rodea la ciudad. El emperador representaba hace 500 años lo que la ciudad de Innsbruck vive ahora: un lugar joven y moderno, con una vida cultural rica y variada en un entorno natural alpino con una oferta deportiva única.

En los años 1490 el emperador Maximiliano I pasaba largas temporadas en Innsbruck. En ese momento histórico la población se situaba en torno a los 5.000 habitantes y el emperador se propuso hacer de ella uno de los lugares más importantes de su reino. Punto de unión entre el sur y el norte de Europa, Innsbruck pronto se convirtió en un centro de la cultura europea. El legado de Maximiliano I sigue bien presente en los edificios del centro histórico que rodean la ciudad.

El Tejadillo de Oro

Situado en el casco histórico encontramos el Tejadillo de Oro. Uno de los miradores más famosos del mundo cubierto con 2.657 tejas de cobre, doradas al fuego, fue construido para celebrar el cambio de siglo en el 1500. En un relieve que adorna el Tejadillo de Oro están representadas las bodas de Maximiliano con María de Borgoña y Bianca María Sforza de Milán. Actualmente el Tejadillo de Oro forma parte del museo situado en el mismo edificio y, desde el 11 de enero de 2019, el museo y el mirador están libres de barreras arquitectónicas, así las personas con movilidad reducida también podrán disfrutar del mirador y del museo que este año albergará una exposición temporal sobre la vida y obra del emperador.

innsbruck.info

El Arsenal

Situado a orillas del río Sill, este edificio funcional se utilizó para fines militares hasta el 1955. En la época del gran urbanista y creador de esplendor que fue Maximiliano, esta instalación era el depósito de armas y armaduras más importante del país. Actualmente alberga un museo dedicado a diferentes temáticas: desde la historia cultural del Tirol, y el héroe nacional Andreas Hofer, hasta la historia de la minería de plata y la extracción de la sal en el Tirol.

tiroler-landesmuseen.at

La tumba de Maximiliano I

© Photo by www.absolutviajes.com 

Maximiliano encargó a los artistas más destacados de la época el diseño de su tumba, un monumento fúnebre de gran importancia que reflejara la magnitud de su país y su papel en la historia de Europa. El espectacular cenotafio flanqueado por veintiocho figuras de bronce de tamaño sobrenatural se encuentra en la Iglesia de la Corte. Los miembros más destacados de su familia están representados en este monumento, entre ellos dos de sus esposas –María de Borgoña y María Sforza– así como el archiduque Sigmund, el rey Fernando de Portugal y el mítico rey Arturo. Curiosamente, la tumba está vacía. El cuerpo de Maximiliano I descansa en la catedral de San Jorge en Wiener Neustadt.

tiroler-landesmuseen.at

La Abadía de Stams

© Photo by Martin Anderl

A unos treinta quilómetros de Innsbruck encontramos la Abadía de Stams. En la misma cripta fue enterrada la segunda esposa de Maximiliano, Bianca María Sforza, que falleció con 38 años. En los años 1680, la abadía le dedicó una estatua dorada que se instaló en la majestuosa cripta imperial. La abadía fue también el escenario de encuentros históricos importantes, como el encuentro que tuvo lugar entre el emperador Maximiliano I y el sultán del Imperio Otomano Bajezid II y que sirvió para asentar las bases de la paz entre el mundo occidental cristiano y el Imperio Otomano. Este año podemos visitar una exposición sobre la relación del emperador Maximiliano con la abadía. Actualmente, la abadía sigue activa como monasterio cistercense y sede de un museo. También alberga diferentes colegios, entre ellos la escuela superior Skgymnasium Stams, una escuela privada que ha formado más de 300 ganadores de medallas olímpicas y mundiales, y que es un referente en la historia de los éxitos en los deportes de invierno de los atletas austríacos.

stiftstams.at

El castillo “Jagdschloss Kühtai” 

© Innsbruck Tourismus/ Helga Andreatta

Maximiliano I era un gran aficionado a los deportes y en especial a la caza, para practicar la caza de gamuza se alojaba en el castillo “Jagdschloss Kühtai”. La forma del castillo recuerda a la de una bella granja típica de la parte superior del río Inn. Hasta el 2015 era propiedad del bis-nieto del emperador Francisco José y Elisabeth (Sisi) de Austria. Actualmente el castillo es un acogedor hotel con espectaculares vistas sobre las montañas. 

Otro de los deportes favoritos del emperador era la escalada. Uno de sus lugares preferidos era la pared de “Martinswand” situada en la punta meridional de la cordillera Nordkette, donde encontramos una gruta que lleva su nombre Kaiser-Max-Grotte. En la actualidad, Innsbruck es uno de los lugares más importantes del mundo de escalada. La ciudad albergó en 2018 el campeonato mundial de escalada y ofrece a los amantes de esta especialidad el centro de escalada más grande y moderno de Europa.

jagdschloss-resort.at

Schloss Ambras y El Festival de Música Antigua

© Innsbruck Tourismus / Christof Lackner 

Este año Innsbruck realiza también una edición especial de el Festival de Música Antigua que llevará a la ciudad óperas y piezas de música de la corte de los Habsburgo desde mediados de julio a finales de agosto. El Festival realiza conciertos en diferentes puntos de Innsbruck entre los que destacamos el Schloss Ambras, un castillo y palacio renacentista situado en las colinas que están sobre la ciudad. El castillo de Ambras fue construido en el siglo XVI en el lugar de un anterior castillo del siglo X, y se convirtió en la sede del poder de los condes de Andechs. En definitiva, un plan perfecto para este caluroso verano.

© Photo by www.altemusik.at 

schlossambras-innsbruck.at

altemusik.at

Volver arriba